ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA ADLERIANA-Enlace a facebook

domingo, 10 de marzo de 2013

LA EDUCACION DESDE LA PERSPECTIVA ADLERIANA



3. LA EDUCACION EN LA PSICOLOGIA ADLERIANA
   La orientación adleriana en la educación de niños y adolescentes defiende tres argumentos básicos:
-El objetivo de la educación es el desarrollo del sentimiento comunitario, de ponerse los propios conocimientos, actitudes y habilidades al servicio de la comunidad, del bien común.
2º-Lo más decisivo en la educación no es el programa o método educativo sino la actitud del educador. La actitud adecuada del educador es la de la "benevolencia amistosa"
3º-La estimulación es el principal método básico de la educación; sobre todo la estimulación en la búsqueda de soluciones compartidas.
 
3.1. La meta de la educación: Educar para la cooperación
   Para la psicología y pedagogía de orientación adleriana la finalidad de la educación esa en el desarrollo de las actitudes y capacidades de cooperación de la persona.


 
  Esa cooperación conlleva varios aspectos :
  1º-Estar abierto y dispuesto ante el prójimo
  2º-Desarrollar la conciencia de estar unido a otros y compartir su destino
  3º-Disponerse para contribuir al bien común y colaborar activamente en la comunidad
  4º-Desarrollar la capacidad de empatía hacia otros
   La cooperación es el rasgo central determinante de la educación en la práctica adleriana de la educación. Para llegar a ella son necesarias una serie de comportamientos prerrequisitos o condiciones previas:
   1º-Conocer el problema a resolver
   2º-Estar dispuesto a comprometerse en la búsqueda de soluciones
   3º-Tener presente como cada uno de los implicados puede contribuir a la solución
   4º-Unificar un procedimiento compartido de solución que satisfaga a todos los implicados en el problema
   5º-Capacidad y actitud de trabajar y entregarse a la solución
 
  3.2. La conducta del educador

 
   La conducta del educador con sus alumnos (o la de los padres con sus hijos) refleja el estilo personal del mismo, sus reacciones emocionales, su conducta social y su disposición para trabajar. De aquí la importancia de la "educación del educador". Esta educación de los propios maestros, padres, y educadores en general debe estar orientada hacia:
1º-Trabajar su propia autoeducación: Aceptando que es un ser imperfecto, incompleto, no omnisciente ni omnipotente, y estando dispuesto a la vida comunitaria
2º-Desarrollando una actitud de "benevolencia amistosa" con los niños y adolescentes: Para ello necesita establecer una relación amistosa con el niño/adolescente donde se experimente mutuamente emociones positivas entre ambos. Para influir positivamente sobre el alumno es necesario establecer una relación amistosa con el mismo.
3º-Para mantener esa actitud de benevolencia amistosa es necesario que el educador tenga una serie de actitudes y conductas:
     a-Respetando al niño/adolescente y tratándolo con dignidad y simpatía. También actuando con firmeza cuando la lógica         de la situación lo requiera.
     b-Mostrándose sincero con el niño/adolescente y expresándole lo que el educador siente en un momento hacia él y su conducta
     c-Aceptando las particularidades e idiosincrasia de cada niño/adolescente
4º-Rechazando la autoridad arbitraria y aceptando la autoridad objetiva: El educador debe evitar imponerse al niño/adolescente por razones de superioridad, poder y subordinación, ya que esas actitudes no fomentan la benevolencia amistosa y si la lucha de poder o la indefensión del educando. Es más adecuado que el educador acepte que su influencia
sobre el alumno, niño o adolescente se haga a través de las normas de convivencia compartidas y sus objetivos.
3.3. Estrategias educativas

 La traducción de Encouragement: Esta palabra más que una palabra, es un concepto que engloba  muchos significados:  estimular, alentar, dar coraje, valorar, dar valor, demostrar amor, dar ánimo…
 Enlace de crianza positiva: Crianza Positiva
 
   Al contrario que los modelos conductistas clásicos que defienden que la personalidad y la conducta son el resultado de la influencia ambiental, el aprendizaje y la educación; la psicología adleriana defiende que siendo estos factores muy importantes en la formación de la personalidad, no determinan al individuo. Lo decisivo es lo que se haga con tales influencias. Por esa razón ningún programa educativo puede garantizar que sus fines se alcanzarán con precisión matemática, ni siquiera necesariamente. 

   La orientación adleriana comparte con la psicología conductista la primacía de los métodos de refuerzo positivo sobre los métodos basados en el castigo y la cohesión para producir cambios a largo plazo en la conducta. Las medidas de refuerzo positivo, para los adlerianos; además contribuyen al desarrollo de la benevolencia amistosa, una adecuada autoestima, un estado de ánimo positivo y una disposición a actuar y colaborar, más que a rezagarse. Sin embargo la pedagogía adleriana pretender ir más allá de las medidas convencionales de premios y castigos y trata de distinguir entre premio y éxito;  y entre castigo y consecuencias objetivas.

A) Alabanza y premio versus  éxito: La alabanza verbal de la conducta del niño por un comportamiento que el educador  considera adecuado, o el premio material ante el mismo, suele suponer una medida de gratificación que va unida a la     persona que la otorga. En este sentido el premio material o la alabanza verbal es un indicio de la complacencia o la     satisfacción personal del educador. En este sentido es arbitraria, y conlleva el peligro de alterar el esfuerzo del niño     hacia la misma recompensa más que al objetivo. Educar con una estrategia centrada en el éxito se basa en el objetivo de alcanzar o aproximarse a la meta o la finalidad de la acción, que para la psicología adleriana supone la superación personal y la cooperación. Para que el niño/adolescente pueda lograr ese éxito el educador puede crear las situaciones donde el alumno consiga por sí mismo esos éxitos. Esto no quita que en determinadas situaciones, y temporalmente,  puedan ser adecuados los premios y alabanzas. En cierto modo, y desde una óptica conductista más actual, se trata  de dar primacía a los refuerzos naturales o más relevantes y generalizables, aunque la equivalencia no es total con los términos adlerianos. 

B) Castigos versus consecuencias objetivas: En la misma línea anterior al hablar de premios y éxitos; se distingue el castigo arbitrario de las consecuencias objetivas derivadas de las acciones. Dreikurs (1975), el psicólogo adleriano  más reconocido en el campo de la educación para padres, distingue dos tipos de consecuencias objetivas: 

     1-Consecuencias naturales (similar al concepto de refuerzo natural): Derivadas de las consecuencias de una conducta sin la intervención del educador. Puede ser muy efectiva para el aprendizaje; pero puede llevar grandes riesgos (p.e el quemarse gravemente al tocar un objeto peligroso). 

      2-Consecuencias lógicas: Derivadas de la acción del educador, pero no de su arbitrariedad, sino de las normas y  lógica de la convivencia. En este caso se despersonaliza el castigo, que aparece como inconvenientes de determinadas acciones. Es el tipo de consecuencias defendidas por los adlerianos, aunque ellos se priorizan aún más el principio de. Estimulación. 

C) El principio de estimulación: Es el método educativo más importante de la educación infantil, y de cualquier actuación  terapéutica. Consiste en medidas de apoyo para la autoestima, el sentimiento comunitario, la objetividad y la disposición a la acción del niño/adolescente. 

             -GUIA EDUCATIVA PARA PADRES- (Basado en C.Y.Carrasquillo)
 
   Algunos adlerianos (p.e Carrasquillo) siguiendo a Adler y Dreikurs, entienden la estimulación como "disciplina positiva": "Ganarle a los niños hace que estos desarrollen un sentimiento de perdedores que los crea rebeldes y altamente sumisos. Ninguna de estas características es deseable para los niños. Desarrollar niños ganadores quiere decir enseñarles a ser cooperadores y responsables, a desarrollar destrezas para la solución de problemas y autodisciplina en un ambiente en el que prevalezca el respeto mutuo. La disciplina positiva enfatiza estos principios de dignidad y respeto mutuo entre los padres y el niño. Es una disciplina basada en la cooperación, en el respeto mutuo y en compartir responsabilidades lo que hace más efectiva la convivencia diaria que en una disciplina donde prevalezca el control absoluto o la falta de este"

                                      R. Dreikurs (destacado adleriano en el campo educativo)
 
   En la línea anterior se han apuntado las siguientes herramientas para los padres de cara a la disciplina positiva para con sus hijos:  
1º-Reuniones de la familia: Se establece su periodicidad, su frecuencia, y una agenda donde todos participan en la exposición de los problemas, sus posibles soluciones y compromisos compartidos que se van revisando en sus resultados en próximas reuniones. 

2º-Generoso y firme: Establecer un balance entre la firmeza y la generosidad. Generosidad significa, mantener la dignidad y el respeto de ambas partes (padres e hijos) .Firmeza significa usar apropiadamente los principios de la  confianza. La generosidad sin firmeza, invita a los niños a evadir responsabilidades y a manipular; la firmeza autoritaria sin generosidad lleva al hijo  a la rebeldía, el desafió de la autoridad y/o la desmoralización. 

3º-Enseñarle  a los hijos lo que pueden conseguir con una acción adecuada razonándolas ellos mismos  en vez de sermonearlos: Encarar a los hijos en sus fallos preguntándoles el porqué de su mala conducta o regañándoles sobre ella, no suele ser efectivo si queremos que nuestro hijo aprenda a desarrollar su  propia capacidad de conocimiento y juicio. Es mejor enseñar a los niños a pensar mejor preguntándoles:

     -"¿Qué está pasando? ¿Porque crees que pasa eso?, ¿Cómo te sientes respecto a esto? ¿Cómo crees que  podrás usar este conocimiento la próxima vez?
Las preguntas solo se usan cuando hay un genuino interés  por los sentimientos y pensamientos del niño, y no para encararle o cogerlo en una falta. 

4º-Usar la frase "yo he notado": No hacer preguntas planificadas para atrapar al niño en falta (P:e "¿Hiciste       tus deberes?", "¿Recogiste tus cosas?"). En vez de eso es mejor decir: "He notado que no has hecho tus  deberes", "he notado que no has recogido tus cosas", etc.... Si el niño contesta que los hizo, podemos decirle que nos hemos equivocado o que no los enseñe. Si no los ha hecho es mejor emplear la propia reflexión del cómo se apuntó en el apartado 3 de esta lista.
5º-Escoger:  Ofrecer al niño, cuando sea posible y adecuado , la opción de escoger al menos entre dos opciones (p,e acostarse a las 9:30 o a las 9:45 de la noche; poner la ropa sucia que le corresponde o ponérsela sucia..). En situaciones arriesgadas, dañar a alguien o las obligaciones para la edad (p.e acudir a la escuela), la opciones    de escoger no son apropiadas. 

6º-Conseciencias naturales: Ocurren de forma natural, como cuando uno se queda bajo la lluvia y se moja, o cuando no se come y se tiene hambre. Son muy efectivas en el aprendizaje, aunque como se apuntó a veces conlleva grandes riesgos. 

7º-Consecuencia lógicas: Es adecuada cuando las consecuencias naturales conllevan riesgos o no son apropiadas. Conllevan la intervención intencionada y planificada de los padres. Se utilizan con "la guía de las tres R": Relacionado, Respetuoso y Razonable. Por ejemplo: Si el niño trata de manera brusca aun perro, separe a  ambos. Si el niño no pone la ropa sucia en el cesto, no le diga nada, simplemente no lave la ropa. Hay que tener  esperanza en que el niño captará su responsabilidad con el tiempo. Es importante de no usar las consecuencias lógicas como un castigo. Para ello es necesario tener en cuenta 7 sugerencias:

  1-Que sea obvia y lógica (p.e si el niño rompe algo y se puede arreglar que colabore en ello).
  2-Educar en soluciones no en consecuencias: Poner más interés en solucionar el problema que en la consecuencia.
  3-Involucrar al niño en las soluciones: Pedirles sugerencias y colaboración dándoles oportunidad para ello
  4-Enfocar el futuro en vez del pasado: De nuevo enfocar en las soluciones no en el error
  5-Relacionar oportunidad y responsabilidad: Para toda oportunidad hay una responsabilidad relacionada. Por ejemplo si a un adolescente se le deja el coche familiar se acuerda con el que debe al menos dejar el deposito   a medias; si no lo hace y rompe el acuerdo pierde la oportunidad de coger el coche hasta que no demuestre que está dispuesto a cumplir su parte.
 6-Planificar por adelantado: Los hijos no se sienten castigados si pueden prever las consecuencias por adelantado. Es importante hacerles participar en las reuniones familiares con preguntas centradas en las soluciones y en las  consecuencias lógicas de sus acciones (p.e "¿qué piensas que sería la consecuencia adecuada de devolver el  coche con el depósito vacío?").
 7-Revelar las consecuencias lógicas que se establecerán : Si el hijo no se involucra en la solución al menos se le  informa de la consecuencia lógica que se establecerá para sus acciones y lo que le espera de ellas

8º-Ofrecer seguimiento:  Consiste en decidir que se va a hacer con el niño dándole supervisión con generosidad y acción firme en vez de sermoneos y castigos. Se le da mensajes cortos y claros a los niños sobre lo que le pedimos, y si es posible ofreciéndoles alternativas. Es importante poner fechas a los acuerdos y respetar al niño. 

9º-Rutinas:  La rutina es necesaria en la familia y no rompe como se cree la espontaneidad; ya que una vez planificada las actividades hay oportunidades para el tiempo libre. Es importante que todos los miembros de la familia participen en las rutinas (p.e la hora de dormir, la hora de comer, para salir de compras, etc.).Sin rutinas la actividad y la armonía de la familia sería un caos. La rutina enseña la colaboración y las responsabilices compartidas y propias.

10º-Conocer a sus hijos:   Para conocer a nuestros hijos es necesario confiar en ellos en su potencial de cambio y en ofrecerles métodos de apoyo-estimulación en vez de coerción y castigos.

11º-Enseñarles a manejarse con la presión de sus amistades:  Los adolescentes pueden tener presión de su grupo para realizar conductas perjudiciales como el consumo de drogas. Si sabemos que nuestros hijos están sometidos a estas presiones es mejor dialogar con ellos y estimular sus procesos de reflexión y pensamiento crítico, a través de preguntarles por sus puntos de vista sobre la cuestión, que piensan y sienten al respecto; y escuchando atentamente sus respuestas. Es preferible enseñarle a pensar por ellos mismos en vez de como o qué deben pensar.

12º-Tener esperanza (tener fe):  Tener fe en los hijos no significa creer que ellos lo pueden hacer todo bien. Es creer que ellos, de acuerdo con su edad y personalidad, van a actuar con posibilidades, aceptar sus errores y , aprender de sus errores y de los nuestros.

13º-Tiempo fuera ("Time out"): Supone dar un tiempo al niño para pensar a solas sobre sus actuaciones. Así podemos decirle: "Tu comportamiento no es adecuado. ¿Puedes irte un rato a tu cuarto?. Cuando te sientas mejor hablamos de que piensas y como te sientes con esto".

14º-Errores: Los errores se ven como oportunidades para aprender en vez de algo inadecuado. Para ello es importante  a usar "las tres R": (1) Reconociendo el error como responsabilidad en vez de culpa., (2) Reconciliarse o disculparse  con la persona que hirió u ofendió y (3) Resolver el problema cuando sea posible en colaboración con esa persona.

15º-Actue y hable menos: Es mejor, por lo general actuar de manera consecuente y lógica que sermonear al niño.

16º-Decida que puede hacer usted en vez de controlar a otros: es más coherente que los padres dediquen tiempo a cambiar primero su conducta que la de sus hijos. Si su hijo vocifera y maldice, y usted también lo hace, lo lógico es que comience usted mismo dando ejemplo de cambio personal; ya que usted es un adulto y el un niño; y se le  supone a usted más posibilidades de control.

17º-Ponga a los niños en el mismo bote: Ante las rivalidades de los hijos entre sí, se le suele llamar la atención a uno  de ellos como instigador de la rivalidad; lo que promueve la etiquetación de ellos. Si por ejemplo se pelean por la  silla que quieren para sentarse en la mesa; es mejor no dejar a ninguno de los dos que la coja y se les dice que lo  solucionen ante entre ellos. Esto promueve la búsqueda de soluciones en colaboración.

18º-Deje que los niños se la arreglen solos en determinadas situaciones:  Es conveniente dar a los niños la oportunidad de solucionar los conflictos entre ellos. Por ejemplo si están discutiendo por quien coge la video consola; el padre puede decirles: "Os voy a quitar el juegos hasta que vosotros encontréis una forma de compartirlo sin tener que pelearos".. Los niños pueden llegar a una solución entre ellos; como compartirlo en días alternos o en momentos distintos.

19º-Tenga en cuenta los dos lenguajes:  A menudo las acciones dicen más que las palabras. Es deseable tratar que las palabras y las acciones sean congruentes; de modo que las palabras vayan a la par de las acciones.

20º-No haga promesas que no cumplirá:  No hacer promesas que no se está seguro de cumplir. Cuando se esté dispuesto a hacer algo, y pueda hacerlo, entonces pedirle al niño si dese a compartir esa actividad.

21º-Conocer la creencia y la conducta. La conducta y las creencias están relacionadas con las metas de las personas:
       Hay cuatro metas erróneas que están relacionadas con las acciones y conductas del niño problemáticas. Los padres pueden captar estas metas si están atentos a sus propios sentimientos ante las conductas problemáticas de sus hijos.
       (1) Si se sienten irritados o molestos con la conducta del niño es muy probable que esté llamando la atención. (2) Si se sienten desafiados y retados a poner límites a la conducta del niño, es probable que el niño desee conseguir control con una lucha de poder con el padre/madre. (3) Si se siente culpable de la conducta del niño, es probable que el niño desee vengarse del padre/madre y (4) Si se siente inadecuado, impotente  e incapaz de hacer nada ante la conducta del niño, es probable que el niño desee sentirse superior al padre/madre. El niño con estas conductas negativas trata de sentirse  importante. Descifrarla, a través del efecto emocional en los padres, ayuda e encontrar soluciones a las mismas. Estos criterios relacionales, son de utilidad también en las relaciones de pareja, familia, o en los conflictos interpersonales en general.
 
22º-Haga que llegue el mensaje de amor:  Los niños más  se suelen formar la opinión de su autoestima en gran medida  influidos por las demostraciones de afecto de los padres hacia ellos. Cuando se sienten amados, que son importantes y que se cuenta con ellos se potencia su desarrollo personal. Es importante que los padres expresen sus sentimientos
      de amor hacia sus hijos de  manera congruente con sus acciones.
23º-Tiempo especial para estar juntos:  Los niños pequeños necesitan estar tiempo a solas con sus padres; por lo que es importante planificar este tiempo y disfrutar del mismo. Jugar con los niños de manera espontánea, hacer una actividad juntos (p.e bocadillos o cocinar algo fácil); y formas memorias de esos momentos para recordarlas  después (p.e fotografías, relatos, historias..) fomentan los buenos lazos emocionales con los hijos.
24º-Usar el estímulo más que las alabanzas verbales y las recompensas materiales: El estímulo supone una forma de apoyar al niño que les acepta y valora a pesar de sus errores. Los niños que cometen más errores necesitan más estímulos. La auto aceptación incondicional de Albert Ellis y su terapia conductual racional-emotiva se puede  considerar como la forma más potente de estímulo. Supone la imposibilidad de juzgar al sujeto como bueno o malo por su conducta; ya que la conducta si puede ser juzgada como adecuada e inadecuada; pero la persona no puede juzgarse objetivamente en su totalidad. Ellis y los adlerianos, comparten la aceptación incondicional de la persona   a pesar de todos sus errores y limitaciones. Ellis además aporta que aún mas importante que la aceptación ajena incondicional es que la persona se acepte a si misma (y no trabaje una alta o baja autoestima). Hay que resaltar que los terapeutas racionales-emotivos en los aspectos educativos y de aconsejamiento a padres están muy de acuerdo con los principios adlerianos. Las alabanzas verbales y las recompensas materiales, son adecuadas en determinados casos (p.e en un estado depresivo intenso del niño), pero lleva el riesgo de buscar la recompensa más que el dominio de la tarea en cuestión, y hace a los niños muy dependientes del refuerzo externo, más que en confiar y desarrollar sus propios criterios. El estímulo permite que el niño aprenda de sus errores en vez de evitar que cometan errores. El estímulo, en términos conductistas actuales, se asemeja más a usar el poder del estímulo discriminativo verbal mediante las funciones del lenguaje; haciendo que el niño piense por sí mismo. En cierto modo el estímulo es una forma de refuerzo que tiene en cuenta la capacidad refleviva-linguística  de las personas que lo reciben de modo que estas  puedan usar y crear sus propios recursos de manejo de las situaciones. El estímulo por lo tanto considera tanto el aspecto conductual  (externo) ,como apoyo, como el cognitivo (interno) de reflexión del niño.
        Ejemplos de estímulo son:
       -"¿Cómo te sientes acerca de...?"
       -"Que ha ocurrido?. ¿Tienes alguna idea de por qué ha sucedido esto?"
       -¿Quieres ayuda con lo que estás haciendo?"
       -"Oye todos tenemos días malos. A nosotros nos ha pasado lo mismo que a ti a veces.
       -Enseñar a los niños a dar cumplidos y preguntarles que piensan de los elogios recibidos 

BIBLIOGRAFIA:
 
-Carrasquillo, C.Y : Disciplina positiva. Herramienta para los padres. Servicio de Extensión Agrícola. Universidad de Puerto Rico.
-Dinkmeyer, D y Dreikurs, R : Como estimular al niño. El proceso de estímulo. Marfil, 1968
-Dinkmeyer, D: Psychologie im Klassenzimmer. Klett, 1975.
-Hauck, P : Estilos irracionales de los padres. En : Ellis, A. y Grieger, R : Manual de terapia racional emotiva. Descleé de Brouwer, 1981
-Hobmair, H. y Treffer, G : Psicología individual. Educación y sociedad. Herder, 1981
-Perez, M : La psicoterapia desde el punto de vista conductista. Biblioteca Nueva, 1996.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada