ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA ADLERIANA-Enlace a facebook

martes, 1 de enero de 2019

TERAPIA CENTRADA EN LA PERSONA (ROGERIANA) Y PSICOTERAPIA ADLERIANA. SIMILITUDES Y DIFERENCIAS. Shahida Fareed




TERAPIA CENTRADA EN LA PERSONA (ROGERIANA) Y PSICOTERAPIA ADLERIANA. SIMILITUDES Y DIFERENCIAS

Shahida Fareed

Fuente original en inglés:


El "enfoque centrado en la persona" comenzó en los Estados Unidos en la década de 1940 con el trabajo de un ex psicólogo, un estudiante convertido en psicólogo llamado Carl R. Rogers (1902-1987). Se formó en psicología clínica en la Universidad de Columbia en la década de 1920, cuando el campo estaba en su infancia. La capacitación de Rogers fue ecléctica, con exposición al psicoanálisis, pruebas y mediciones, y las técnicas de orientación infantil. En Columbia, fue particularmente influenciado por el movimiento de educación progresista con su énfasis en ayudar a los estudiantes a convertirse en aprendices autodirigidos y trabajar cooperativamente en grupos.

Rogers también introdujo su método "no directivo". Reconoció a los demás que trabajaron en una "dirección más nueva" similar, pero su propia descripción de consejería y psicoterapia eficaces fue más clara y más extrema que otros modelos. Su método se basó en una hipótesis central sobre el crecimiento humano y el cambio de personalidad, que Roger resumió unos años más tarde:

"Esta hipótesis es que el cliente tiene en sí mismo la capacidad, latente si no evidente, para comprender aquellos aspectos de su vida y de sí mismo que le están causando dolor, y la capacidad y la tendencia a reorganizarse y su relación con la vida en el mundo. La dirección de la autorrealización y la madurez de tal manera que aporte un mayor grado de confort interno. La función del terapeuta es crear un ambiente psicológico que permita que esta capacidad y esta fuerza se vuelvan efectivas en lugar de latentes o potenciales ".

El método inicial no directivo de Rogers evitó totalmente las preguntas, interpretaciones, sugerencias, consejos u otras técnicas directivas. Más bien, se basó exclusivamente en un proceso de escuchar atentamente al cliente, aceptar al cliente por lo que es, sin importar cuán confundido o antisocial pueda ser en este momento, y reflejar hábilmente los sentimientos del cliente. Reflejar los sentimientos del cliente con total aceptación crea un nivel de seguridad para una exploración más profunda y un espejo en el que el cliente podría comprender y reflexionar sobre su propia experiencia, lo que lo llevaría a tener una visión más profunda y una acción positiva.

Si bien uno entendería la singularidad del enfoque de Roger, no se sabe bien que Carl Rogers estudió con Alfred Adler entre 1927 y 1928, cuando Adler era instructor visitante y Rogers era un interno en el Instituto de Orientación Infantil en la ciudad de Nueva York. Poco antes de su propia muerte, Rogers ofreció este tributo:

"Tuve el privilegio de reunirme, escuchar y observar al Dr. Alfred Adler. Acostumbrado como lo estaba a la rígida aproximación freudiana del Instituto: historias de casos de setenta y cinco páginas, y pasar pruebas exhaustivas antes de siquiera pensar en "Tratar" a un niño. Me sorprendió la forma tan directa y engañosamente simple de que el Dr. Adler se relacionaba de inmediato con el niño y el padre. Me tomó algo de tiempo darme cuenta de lo mucho que había aprendido de él ".

El propósito de la terapia humanista de Roger es aumentar los sentimientos de autoestima de una persona, reducir el nivel de incongruencia entre el yo ideal y el real, y ayudar a la persona a convertirse en una persona más funcional. Sin embargo, si examináramos las similitudes entre los supuestos básicos de la teoría humanista de Roger y la teoría adleriana, determinaríamos con seguridad que ambas teorías son muy similares. En particular, tanto el teórico enfatizó la importancia de la empatía y el estímulo para el cambio terapéutico. De los doce supuestos básicos de la teoría adleriana, la terapia centrada en la persona parece coincidir con la teoría adleriana en al menos nueve supuestos básicos, que incluyen: holismo, teleología, creatividad, fenomenología, autodeterminismo, motivación como esfuerzo, psicología del uso, actuar como si, y la profecía autocumplida. Por lo tanto, se puede decir que la terapia centrada en la persona es Neo-Adleriana.

Si bien hay muchas similitudes entre dos teorías, son únicas a su manera, y algunas de las características únicas se analizan a continuación.
Características unicas

Los terapeutas rogerianos se esfuerzan por ser modelos de congruencia para los clientes; Los terapeutas adlerianos se esfuerzan por ser modelos de interés social. Sin embargo, los dos enfoques difieren cuando el enfoque de Rogers a la terapia establece que las condiciones básicas son necesarias y suficientes para que ocurra un cambio terapéutico, mientras que Adler sugiere que la empatía, la congruencia y la consideración positiva incondicional son necesarias pero no suelen ser suficientes.

En la terapia adleriana, la orientación idiográfica es muy importante, por ejemplo; los detalles específicos (con quién, por qué, cuándo), mientras que en la terapia humanista, el terapeuta se encuentra con el cliente donde se encuentra sin poner énfasis en "con quién o por qué", etc. Roger no hizo mucho hincapié en la integración social, si bien es un aspecto importante. Construir en la teoría adleriana. También es importante tener en cuenta que Adler no creía que las personas fueran fundamentalmente buenas o malas, que pudieran serlo, o que depende en gran medida de muchos factores. Sin embargo, Rogers creía que todos los seres humanos son inherentemente buenos.
A pesar del hecho de que el enfoque de Roger es único a su manera, sin embargo, uno podría notar que hay más similitudes entre el enfoque de Roger y la teoría de Adler.

Bibliografía:

Kirschenbaum, H. (2009). The life and work of Carl Rogers. Alexandria, VA: American Counseling Association. Also published by PCCS Books, Ross-on-Wye, UK, 2007.
Rogers, C.R. (1950). A current formulation of client-centered therapy. Social Service Review, 24, 442-450.
Sweeney, T. J. (2009). Adlerian counseling and psychotherapy: A practitioner’s approach, 5th Ed. New York, NY: Taylor & Routledge.
Watson, G. (1940). Areas of agreement in psychotherapy. Journal of Orthopsychiatry, 10, 4, 698-710.
For further reading consider the following resources:
Rogers, C.R. (1955). On becoming a person: a therapist's view of psychotherapy. Boston: Houghton Mifflin
Watts, R.E. (1998). The remarkable parallels between Roger’s core conditions and Adler’s social interest. The Journal of Individual Psychology, 54 (1), 4-9.

TERAPIA DIALECTICA CONDUCTUAL Y PSICOTERAPIA ADLERIANA. SIMILITUDES Y DIFERENCIAS. Christene Narikkattu




TERAPIA DIALECTICA CONDUCTUAL Y PSICOTERAPIA ADLERIANA. SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS

Christene Narikkattu

Fuente original en inglés: 




La terapia conductual dialéctica (DBT, por sus siglas en inglés) es una forma de terapia cognitiva conductual (TCC) de tercera ola dirigida a reducir los síntomas asociados con el trastorno límite de la personalidad. A fines de la década de 1980, Marsha Linehan derivó esta forma de terapia, ya que estaba frustrada con el sistema actual establecido para ayudar a las personas con esta forma de psicopatología. Desde su concepción, la terapia DBT se ha utilizado para ayudar a las personas a cambiar los patrones de comportamiento inadaptados, como reducir las conductas autolesivas, la ideación suicida y el abuso de sustancias. Este enfoque busca aumentar la emoción del individuo y las habilidades de regulación cognitiva para manejar mejor los estados emocionales negativos a través del cambio y concienciación de conductas que son problemáticas. Tradicionalmente, la teoría DBT ha sido considerada como un enfoque cognitivo y conductual. Sin embargo, se podría argumentar que DBT podría denominarse más apropiadamente un enfoque "Neo-Adleriano". El propósito de esta entrada describirá las similitudes de la teoría adleriana y DBT mientras se enfoca en los principios básicos de la psicología adleriana. Además, la entrada también discutirá las características únicas de ambas teorías.

Sorprendentemente, hay muchas similitudes entre DBT y la teoría adleriana. Una de las primeras formas en que se relacionan la DBT y la teoría adleriana es la integración social. Los adlerianos conciben que ese comportamiento esta relacionado con las redes sociales de uno y sus intentos de pertenecer a su comunidad. Su esfuerzo por pertenecer genera comportamiento y sus metas para sentirse conectados con los demás. De manera similar, DBT fundamenta el tratamiento en un enfoque sistemático. Por ejemplo, la DBT se basa en un equipo de consulta, terapia grupal y consulta telefónica donde la comunidad y el sistema proporcionan una manera para que la persona se alivie de sus síntomas. Ambas teorías comparten una familiaridad con la psicología positiva. Los adlerianos asumen que todos los individuos actúan de acuerdo con sus fortalezas y debilidades y no son vistos en términos de sus responsabilidades. De la misma manera, DBT postula que, como uno de sus supuestos, los individuos actúan de la mejor manera posible para reducir las conductas problemáticas. En ambas teorías, tener una perspectiva positiva sobre el comportamiento humano se considera muy importante. La fenomenología, o la experiencia subjetiva del ser, es relativamente importante para ambas teorías. Tanto la DBT como las teorías adlerianas sugieren que el contexto de cómo el individuo ve su propio mundo es un producto de sus propias creencias y esto se considera muy importante independientemente de la condición de su entorno real. La motivación también es fundamental para ambas teorías. Los teóricos de DBT sugieren que las metas y el progreso de un individuo a través de la terapia son un resultado directo de su motivación para hacer cambios en sus vidas. Los terapeutas de DBT se centran en hacer cambiar su terapia. En un sentido similar, los teóricos adlerianos indican que la motivación ayuda a evaluar la capacidad de un individuo para dar sentido a su vida y cómo crear juicios sobre el mundo que los rodea. Además, DBT y los teóricos adlerianos están de acuerdo con el término de optimismo. Ambas teorías coinciden en que el comportamiento se puede cambiar y utilizar como algo que tiene un propósito. Aunque no están de acuerdo en la forma en que ejecutan la positividad, la importancia del optimismo es un principio fundamental de cada teoría.

Si bien tienen similitudes distintas, también se deben tener en cuenta sus características únicas. Las teorías divergen sobre el aspecto fundamental del tratamiento. La teoría adleriana se centra menos explícitamente en los aspectos biológicos del comportamiento. La teoría adleriana tiende a centrarse en el contexto social y los comportamientos que surgieron de la necesidad de pertenencia, la influencia del orden de nacimiento, el estilo de vida y el holismo del individuo. Sin embargo, según el diseño terapéutico DBT, la teoría se utiliza para reducir o eliminar los desencadenantes que conducen a estados negativos estresantes. Además, ambas teorías llevan a cabo la función del tratamiento de maneras claramente diferentes. La teoría DBT funciona como un medio para cambiar el comportamiento, mientras que el enfoque de la teoría adleriana no es el comportamiento cambiante. Sin embargo, la teoría adleriana se centra en hacer el movimiento hacia los objetivos. En este caso, el tratamiento y la forma en que se lleva a cabo se ve claramente diferente dentro de las dos teorías.

Si bien ambas teorías se centran en la relación aquí y ahora de la terapia, en la teoría DBT hay menos énfasis en mirar la historia personal del paciente. Las teorías DBT no necesitarían conceptualizar al cliente de manera integral o considerar el orden de nacimiento ya que la historia no es relevante para el tratamiento. Sin embargo, los adlerianos podrían enfatizar la historia personal de un cliente y sus atributos para comprender el proceso de creación de significado del cliente. Debido a sus distintas habilidades de conceptualización, ambas teorías utilizan diferentes tipos de intervenciones terapéuticas. Por ejemplo, los adlerianos podrían utilizar intervenciones que lleguen al núcleo de la comprensión del cliente de sí mismos y de su entorno. Por ejemplo, podrían usar "La pregunta" para preguntar cosas como "¿Qué sería diferente si estuvieras bien?" Esto ayuda a determinar si los problemas del individuo eran fisiológicos o psicológicos. Además, también pueden practicar "Atraparse a sí mismos" en comportamientos que desean cambiar y convertirse en introspectivos sobre sus decisiones. Otra práctica común en la teoría adleriana es usar "escupir en la sopa del cliente" o indicar que los comportamientos específicos del cliente son indeseables. Los terapeutas de DBT utilizan herramientas concretas para aumentar el nivel de bienestar del cliente, que puede ser a través de tarjetas de diario o metáforas. Además, el apoyo de la terapia de medio ambiente muestra la eficacia de la DBT.

Si bien las teorías DBT y Adlerian provienen de diferentes marcos psicológicos, comparten similitudes en sus principios fundamentales. Esto nos llevaría a creer que DBT es una teoría neofreudiana basada en su enfoque de arraigo social, fenomenología, psicología positiva y optimismo. Estos principios también llevarían a creer que la DBT, así como la TCC, tienen profundas similitudes con la teoría. En general, DBT y los teóricos adlerianos tienen una comprensión similar del comportamiento humano, la conceptualización del tratamiento y la forma en que un individuo debería considerar su mundo a su alrededor. Para una discusión detallada sobre los puntos en común entre la teoría de Adlerian y DBT, consulte este enlace para obtener más información. Los siguientes son escritos esenciales en la teoría DBT:


Koerner, K. (2012). Doing dialectical behavior therapy: A practical guide. Guilford Press.
Linehan, M. M. (2014). DBT skills training manual. Guilford Publications.
Pederson, L., & Pederson, C. S. (2011). The expanded dialectical behavior therapy skills training manual: Practical DBT for self-help, and individual and group treatment settings. PESI Publishing & Media.
Robins, C. J., Ivanoff, A. M., & Linehan, M. M. (2001). Dialectical behavior therapy. Handbook of personality disorders: Theory, research, and treatment, 437-459.



TERAPIA DE ACEPTACION Y COMPROMISO (SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS CON LA PSICOTERAPIA ADLERIANA) Deborah B. Grossman


TERAPIA DE ACEPTACION Y COMPROMISO (SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS CON LA PSICOTERAPIA ADLERIANA)



Deborah B. Grossman

Fuente original en inglés:

La terapia de aceptación y compromiso (TCA) es una forma de psicoterapia comúnmente descrita como una forma de terapia cognitivo-conductual o de análisis de conducta clínica. Es una intervención psicológica de base empírica que combina estrategias de aceptación y atención plena con estrategias de compromiso y cambio de comportamiento para aumentar la flexibilidad psicológica. ACT fue desarrollado en 1982 por Steven C. Hayes y comenzó a aumentar su popularidad a fines de los años ochenta. ACT difiere de muchas otras terapias y orientaciones teóricas en que no trata de alterar el contenido de las mentes del cliente. El objetivo de ACT no es la eliminación de sentimientos difíciles; más bien, es para ayudar al cliente a aumentar su conciencia del momento presente y avanzar hacia el comportamiento de acuerdo con sus valores. A través de ACT, los clientes aprenden a no reaccionar de manera exagerada a los sentimientos desagradables y aprenden a dejar de evitar las situaciones que desencadenan esas emociones. A través de ACT, los clientes aprenden a diferenciar sus propias percepciones sesgadas de la realidad. Esto se logra a través de varias técnicas, una de las cuales es reconocer los pensamientos de uno como pensamientos, en lugar de hechos.

ACT cree que el dolor es ubicuo y es parte de la vida, y es cómo la gente ve y percibe su dolor, en lugar del dolor en sí, lo que contribuye al sufrimiento. A través de la utilización de la metáfora, la paradoja y los ejercicios experimentales, los clientes aprenden cómo hacer un contacto saludable con pensamientos, sentimientos, recuerdos y sensaciones físicas que antes se habían temido y evitado. Los clientes adquieren las habilidades para recontextualizar y aceptar estos eventos privados, desarrollar una mayor claridad acerca de los valores personales y comprometerse a cambiar el comportamiento para vivir la vida de acuerdo con los valores elegidos.

ACT considera la inflexibilidad psicológica como la causa del sufrimiento humano y la psicopatología. Los clientes que pasan sus vidas tratando de evitar situaciones o sentimientos desagradables, se preocupan por el pasado del futuro, viven de acuerdo con reglas rígidas de cómo deben actuar o comportarse, creen que los pensamientos negativos sobre sí mismos son reales y tienen valores indefinidos que tienden a ser infelices individuos A través de una serie de intervenciones y ejercicios experimentales, ACT intenta lograr aceptación y, eventualmente, flexibilidad psicológica. ACT identifica seis procesos terapéuticos centrales que ayudan a promover la flexibilidad psicológica. Los seis procesos son la aceptación, la defusión cognitiva, estar presente, el yo como contexto, definir una dirección valiosa y una acción comprometida. Estos se explicarán con mayor detalle a continuación.

El primer principio terapéutico básico es la aceptación. A través de este principio, el objetivo para el cliente es aprender a aceptar los eventos privados (incluidos pensamientos, sentimientos, sensaciones y recuerdos) como una alternativa para evitar estos eventos privados. Implica la adopción activa y consciente de eventos privados, sin intentos innecesarios de cambiar su frecuencia o forma. Por ejemplo, a los clientes que experimentan ansiedad se les enseña a sentir la ansiedad como un sentimiento, totalmente y sin defensa.

El segundo proceso terapéutico central es la defusión cognitiva. Las técnicas de defusión cognitiva intentan alterar las funciones que tienen los pensamientos indeseables y otros eventos privados, en lugar de intentar alterar su forma, frecuencia o sensibilidad situacional. En otras palabras, ACT intenta cambiar la forma en que un individuo interactúa con los pensamientos o se relaciona con ellos creando contextos en los que sus funciones inútiles disminuyen. Por ejemplo, una persona podría agradecer a su mente por tener un pensamiento tan interesante y etiquetar el proceso de pensamiento (por ejemplo, "Estoy pensando que no soy bueno"). Tales procedimientos intentan reducir la calidad literal del pensamiento, debilitando la tendencia a tratar el pensamiento como un hecho. El resultado de la defusión es que los clientes pueden crear cierta distancia entre ellos y sus pensamientos. Ya no se cree que los pensamientos sean 100% verdaderos y fácticos. Un ejercicio de experiencia popular para promover la defusión cognitiva es el ejercicio de "leche". Se le pide al cliente que haga una lista de todos los pensamientos y asociaciones que vienen a la mente cuando se escucha la palabra "leche". Las respuestas comunes incluyen "blanco", "cremoso", "frío", "vaca", etc. Luego se le pide al cliente que repita la palabra "leche" durante 45 a 60 segundos, tantas veces como sea posible y lo más rápido posible. A través de este ejercicio, es de esperar que el cliente se dé cuenta de que la palabra "leche" es una representación de un objeto tangible, pero en realidad no es el objeto en sí. El cliente llega a la conclusión de que la palabra pierde sentido y, finalmente, se convierte en un extraño sonido gutural. Luego, se le pide al cliente que repita el ejercicio con una palabra negativa que comúnmente piensa acerca de sí mismo. El objetivo de este ejercicio es ayudar al cliente a aprender que los pensamientos no son hechos, son solo pensamientos.

El tercer principio terapéutico básico de ACT está presente. ACT alienta a los clientes a mantenerse conectados con el momento presente con una actitud sin prejuicios. El objetivo es la conciencia del momento presente, porque cuando las personas están en contacto con el momento presente, las personas tienden a ser más flexibles, receptivas y conscientes de las posibilidades y oportunidades de aprendizaje que ofrecen las situaciones actuales.

El cuarto principio terapéutico básico de ACT es el yo como contexto. A través de este proceso, ACT se esfuerza por ayudar a los clientes a verse a sí mismos como un contexto, más que como un concepto. En otras palabras, ACT ayuda a los clientes a adoptar una visión más holística y realista de sí mismos como individuos, libres de tomar sus propias decisiones. En lugar de obligarse a uno mismo a actuar de ciertas maneras que se corresponden con reglas rígidas basadas en su comportamiento pasado, ACT ayuda a los clientes a desarrollar un sentido más fluido de sí mismos que los alienta a verse a sí mismos como parte de un contexto más amplio, en lugar de una idea conceptual de ellos mismos. .

El quinto principio terapéutico básico de ACT es definir una dirección valiosa, que aborde directamente la falta de claridad / contacto de los valores. A través del proceso terapéutico, ACT ayuda a los clientes a identificar valores que son importantes para ellos. Los valores como "acciones elegidas que nunca se pueden obtener como un objeto, pero se pueden instanciar momento a momento" (Luoma, Hayes y Walser, 2007, p. 21). ACT utiliza una variedad de ejercicios para ayudar a los clientes a elegir direcciones de vida en varios dominios (como la familia, la carrera, la espiritualidad), al tiempo que socava los procesos verbales que podrían conducir a elecciones basadas en evitación experiencial, cumplimiento social o fusión cognitiva. Por ejemplo, "Valoro X porque mi madre quiere que lo haga", es un ejemplo de un valor basado en el cumplimiento social. Los valores realmente llegan al núcleo de ACT, porque la aceptación, la defusión, la presencia y los otros procesos centrales no son fines en sí mismos, sino que allanan el camino para una vida vivida de acuerdo con los valores de cada uno.

El sexto y último proceso terapéutico central de ACT es la acción comprometida. ACT fomenta el desarrollo de patrones cada vez más amplios de acción efectiva mediante los cuales los individuos actúen de acuerdo con los valores elegidos. En este sentido, el ACT se parece mucho a la terapia de comportamiento tradicional, y la mayoría de los métodos de cambio de comportamiento pueden integrarse en un protocolo de ACT, que incluye la exposición, la adquisición de habilidades, los métodos de configuración, el establecimiento de objetivos, etc. El ACT utiliza una serie de intervenciones conductuales que aliente a los clientes a cambiar sus comportamientos que no encajan con los valores elegidos. Por ejemplo, si alguien valora la salud, pero fuma cigarrillos, ACT alentaría a ese cliente a evaluar si ese comportamiento es coherente con sus valores y, si no lo es, ayudará a promover un cambio de comportamiento.

ACT considera que los seis procesos centrales están superpuestos e interrelacionados. Cada uno de ellos se apoya, y juntos, todos tienen como objetivo aumentar y promover la flexibilidad psicológica.

ACT y la terapia adleriana tienen una serie de similitudes y diferencias distintas. Desde un nivel global, ambas teorías se ocupan de cómo las personas piensan y se comportan. Los teóricos de ACT quieren evaluar si las personas están fusionadas con sus cogniciones o viven de acuerdo con reglas rígidas e inflexibles, y si las personas están actuando de acuerdo con sus valores. Los adlerianos evalúan cómo las personas se ven a sí mismas, a los demás y al mundo que los rodea. Luego, los adlerianos toman nota de los errores básicos que las personas tienen sobre estas áreas dentro de su estilo de vida y examinan si las personas se están moviendo en la vida con un propósito y con objetivos útiles y de interés social. En este sentido, tanto la terapia adleriana como la TCA están preocupadas por cómo las personas piensan y actúan en el mundo que las rodea.

Otra similitud es la del holismo. Este es un principio importante de la teoría adleriana: las personas son unidades indivisibles y no se dividen en partes. En consecuencia, los adlerianos tratan a toda la persona, en lugar de a un grupo de síntomas, oa una parte de la persona. ACT es también una teoría holística hasta cierto punto. Mientras que una serie de tratamientos cognitivos o conductuales de segunda ola intentan corregir o corregir los síntomas que experimentan los clientes, ACT ve los pensamientos y comportamientos como parte de un individuo y, en lugar de eliminar a alguien de los síntomas depresivos (por ejemplo), ACT intenta ayudar El cliente experimenta una vida más positiva, en general, no solo una libre de síntomas depresivos. Donde estas dos teorías difieren dentro del concepto de holismo es que la teoría adleriana está mucho más preocupada por cómo una persona llegó a ser tal como es, al examinar el estilo de vida, el orden de nacimiento, la constelación familiar, etc. Los teóricos de ACT no se preocupan por estos aspectos del pasado, ni por  las familias de origen de la persona como por las experiencias pasadas.

Una similitud adicional entre los dos es cómo ambos ven las percepciones del cliente. Como anécdota, cuando he trabajado con clientes desde un marco cognitivo-conductual, a menudo me encontré luchando con los clientes por la realidad de sus percepciones.

Una similitud adicional entre los dos es cómo ambos perciben las percepciones del cliente. Como anécdota, cuando he trabajado con clientes desde un marco cognitivo-conductual, a menudo me encontré luchando con los clientes por la realidad de sus percepciones: ¿el jefe de este cliente realmente lo critica? ¿Es esta realidad o es solo una parte de los patrones de pensamiento inadaptados del cliente? Ni ACT ni las teorías adlerianas realmente cuestionarían esto. Ninguna de las dos teorías se preocupa tanto por la realidad como la realidad subjetiva del cliente. El concepto adleriano de fenomenología, lo que significa que la teoría trata con la realidad subjetiva de una persona, en lugar de con la realidad física, es similar a los principios centrales de ACT. Ambas teorías se esfuerzan por trabajar dentro de la realidad del cliente, en lugar de discutir lo que es y no es verdad. En ambas teorías, es más importante la realidad subjetiva del cliente, o sus percepciones de su mundo, más que los hechos o la verdad en sí misma.

Los principios básicos de la teleología y el movimiento en la teoría adleriana son muy similares a dos de los procesos centrales de ACT para definir una dirección valiosa y una acción comprometida. Los adlerianos examinan si una persona se está moviendo hacia metas útiles o inútiles, que es esencialmente lo que ACT también está buscando: si las personas tienen metas claras en sus vidas y están actuando de acuerdo con sus valores. Como ambos son los principales inquilinos de ambas teorías, las similitudes entre las dos son bastante evidentes.

Similar al punto anterior, el principio adleriano de las tres tareas de la vida, y examinar el movimiento dentro de la tarea, la vida social y la sexual, es muy similar a los teóricos de ACT, que examinan la dirección valiosa en varios dominios de la vida de las personas. Si una tarea de vida, o dominio de vida, no se está cumpliendo, tanto los teóricos adlerianos como los de ACT intentan ayudar al cliente a mejorar su movimiento, o acción basada en valores, dentro de la tarea de vida o dominio.

El último punto de superposición señala tanto una similitud como una diferencia entre las dos teorías. El concepto adleriano de errores básicos es muy similar al principio ACT de la fusión cognitiva. Ambos consideran que estas cogniciones causan angustia a una persona. Sin embargo, los adlerianos consideran que los errores básicos son solo eso, un error que debe corregirse o reescribirse. Los teóricos de ACT, sin embargo, no intentan corregir o arreglar las cogniciones con las que los clientes se han fusionado. Más bien, los teóricos de ACT ayudan a los clientes a crear distancia entre ellos y sus pensamientos, por lo que eventualmente ven sus pensamientos como pensamientos, en lugar de hechos. Además, ambas teorías intentan cambiar el comportamiento de un cliente. En ACT, esto se hace si un cliente no está actuando de acuerdo con sus valores, y para los adlerianos, esto se hace cuando una persona no cumple una de las tareas de la vida o está preocupada por objetivos inútiles. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, mientras que tanto las teorías de ACT como las Adlerianas intentan cambiar el comportamiento de un cliente, tradicionalmente se ha planteado que los adlerianos parecen  tratar de cambiar solo las cogniciones de un cliente.


Bibliografía


Ansbacher, H. L. , & Ansbacher, R. R. (1956). The individual psychology of Alfred Adler: A systematic presentation in selections from his writings. New York, NY: Harper Torchbooks.
Hayes, S. , Strosahl, K. , & Wilson, K. (2012). Acceptance and commitment therapy: The process and practice of mindful change (2nd ed). New York, NY: Guilford Press.
Luoma, J. , Hayes, S. , Walser, R. (2007). Learning ACT: An acceptance & commitment therapy skills-training manual for therapists. Oakland, CA: New Harbinger.
Manaster, G. J. , & Corsini, R. J. (1982).  Individual psychology: Theory and practice. Chicago, IL: Adler School of Professional Psychology.
Mosak, H. , & Maniacci, M. (1999).  Primer of Adlerian psychology: The analytic-behavioral-cognitive psychology of Alfred Adler. New York, NY: Routledge.


PSICOLOGÍA Y FILOSOFÍA DE LA ENVIDIA. Neel Burton, 2014




PSICOLOGÍA Y FILOSOFÍA DE LA ENVIDIA. Neel Burton. 2014 (Traducción del inglés)



Fuente original en inglés:


Sobre la envidia, Joseph Epstein dijo que, de los pecados mortales, solo la envidia no es nada divertida. "Envidia" se deriva de la invidia latina, que significa "no vista". En la Divina Comedia, Dante tiene la envidia de trabajar bajo capas de plomo, sus párpados cosidos con alambre de plomo. Esta etimología sugiere que la envidia surge de una forma de ceguera, o resulta en ella, o tal vez ambas cosas.

Para que la envidia se arraigue, se deben cumplir tres condiciones. Primero, debemos confrontarnos con una persona (o personas) con una calidad, un logro o una posesión superiores. Segundo, debemos desear esa calidad para nosotros mismos, o desear que la otra persona carezca de ella. Y tercero, debemos sentirnos dolidos por la emoción asociada. En resumen, la envidia es el dolor causado por el deseo de las ventajas de los demás. En Old Money, Nelson W. Aldrich Jr. describe el comienzo del dolor de la envidia como "el sentimiento de vacío casi frenético dentro de uno mismo, como si la bomba del corazón de uno estuviera chupando aire".

La envidia es mezquina y miserable, y posiblemente el más vergonzoso de los pecados mortales. Nuestra envidia casi nunca se confiesa, ni siquiera a nosotros mismos. Aunque los términos a menudo se usan indistintamente, la envidia no es sinónimo de celos. Si la envidia es el dolor causado por el deseo de las ventajas de los demás, los celos son el dolor causado por el temor de perder nuestras ventajas frente a los demás. Los celos no están circunscritos a la esfera romántica, sino que también pueden extenderse a cosas como los amigos de uno, la reputación, la belleza, la virginidad, etc. En comparación con la envidia, los celos son un mal menor y, por lo tanto, son más fáciles de confesar.
La envidia está profundamente arraigada en la psique humana, y es común a todos los tiempos y pueblos. Nuestros antepasados ​​tribales vivían con el temor de despertar la envidia de los dioses por su orgullo o buena fortuna. En la mitología griega, es la envidia de Hera por Afrodita lo que desencadena la guerra de Troya. Según el Libro de la Sabiduría, es "a través de la envidia del diablo que la muerte entró en el mundo". De acuerdo con el Libro de Génesis, es por envidia que Caín asesinó a su hermano Abel. Y según el Mahabharata hindú, Duryodhana hizo la guerra contra sus primos los Pandavas debido a la envidia ardiente.

La envidia está especialmente dirigida a aquellos con quienes nos comparamos, como nuestros vecinos y familiares. Como dijo Bertrand Russell, "Los mendigos no envidian a los millonarios, aunque, por supuesto, envidiarán a otros mendigos que tienen más éxito". Nuestra era de igualdad y medios de comunicación nos alienta a compararnos con todos y cada uno, avivando las llamas de nuestra envidia; y al enfatizar lo material y lo tangible sobre lo espiritual e invisible, nuestra cultura de empirismo y consumismo ha eliminado la única fuerza compensatoria capaz de sofocar esas llamas.

El dolor de la envidia no es causado por el deseo de las ventajas de los demás per se, sino por el sentimiento de inferioridad y frustración ocasionado por su falta en nosotros mismos. La distracción de la envidia y el temor de despertarla en otros paradójicamente nos impide alcanzar nuestro máximo potencial. La envidia también nos cuesta a los amigos y aliados y, más en general, modera, restringe y socava incluso nuestras relaciones más cercanas. En algunos casos, incluso puede llevar a actos de sabotaje, como con el niño que rompe el juguete que sabe que no puede tener. Con el tiempo, nuestra angustia y amargura pueden llevar a problemas de salud física como infecciones, enfermedades cardiovasculares y cánceres; y problemas de salud mental como depresión, ansiedad e insomnio. Estamos, literalmente, consumidos por la envidia.

La envidia también puede llevar a algunas reacciones defensivas más sutiles, como ingratitud, ironía, desprecio, esnobismo y narcisismo, que tienen en común el uso del desprecio para minimizar la amenaza existencial que pueden plantear las ventajas de los demás. Otra defensa común contra la envidia es incitarla en aquellos a quienes envidiaríamos, razonando que, si nos envidian, no tenemos razón para envidiarlos. La envidia embotellada puede transformarse en resentimiento, que es, en esencia, envidia proyectada: la reasignación del dolor que acompaña nuestro sentimiento de fracaso o inferioridad a un chivo expiatorio, al que luego se puede culpar por nuestros males, perseguir y, al final, sacrificado Ejemplos de tales chivos expiatorios incluyen a María Antonieta, la reina consorte austriaca de Francia y, mucho más recientemente, a los agricultores blancos en Zimbabwe.

Si bien cuidadosamente disfrazado, la envidia es a menudo traicionada a través de expresiones indirectas. Schadenfreude, que literalmente significa "daño-alegría" en alemán, puede definirse como placer ante la desgracia de los demás. Schadenfreude ayuda a vender las noticias, que está plagada de historias de políticos deshonrados y celebridades caídas. Aunque el término es relativamente reciente, la emoción que denota se remonta al menos a los antiguos griegos. En la Retórica, Aristóteles lo llamó epikhairekakia, que tiene el demérito de ser incluso más difícil de pronunciar que Schadenfreude. Pero como sea que lo llamemos, el Libro Hebreo de Proverbios advierte explícitamente contra él:

No te regocijes cuando caiga tu enemigo, y no dejes que tu corazón se alegre cuando tropieza: No sea que el Señor lo vea, y eso le disguste, y él te aleje con su ira.

El problema fundamental de la envidia es que nos ciega al panorama general. Al igual que con Caín y Abel, esta ceguera destruye vidas, incluida la nuestra. Cuando estamos en las garras de la envidia, somos como el capitán de un barco que navega por los mares no por las estrellas celestiales, sino por la lente distorsionada de su lupa. La nave gira en todas direcciones y termina siendo tomada por rocas, arrecifes o tormentas. Al retenernos, la envidia nos hace aún más propensos a la envidia, abriendo una espiral viciosa de envidia. Y así, con nuestros párpados cosidos cada vez más fuertemente, nos movemos pesadamente a través del infierno bajo nuestras capas de plomo.

Se ha argumentado de diversas maneras que la envidia, a menudo bajo el aspecto más respetable de compasión o amor fraternal, es una fuerza para el cambio social que promueve la democracia y la igualdad. La política de la envidia termina en el comunismo, que apunta a crear una sociedad libre de envidia. En la práctica, sin embargo, los que viven bajo la bandera de la hoz y el martillo se vuelven no menos, pero más envidiosos, yendo tan lejos como a la hierba a sus vecinos para obtener las más mínimas ventajas percibidas. Así como la envidia impulsa el comunismo, la codicia impulsa el capitalismo. La codicia también puede ser alimentada por la envidia, pero al menos busca subir de nivel en lugar de bajar de nivel y construir en lugar de destruir.

¿Cómo mantener lejos de la envidia? Envidiamos porque estamos ciegos a una imagen más grande. Por ejemplo, cuando envidiamos a nuestro vecino por su brillante automóvil descapotable, ignoramos principalmente todos los esfuerzos y sacrificios que se han hecho para pagarlo, por no hablar de los muchos riesgos e inconvenientes de conducir un automóvil así. En palabras de Charles Bukowski, "Nunca envidies a un hombre por su dama. Detrás de todo esto se encuentra un infierno viviente". En la vida, somos ricos no solo por lo que tenemos, sino también y sobre todo por lo que no. Es muy fácil olvidar que el banquero de inversiones o el administrador de fondos de cobertura ha vendido efectivamente su alma por su "éxito", con tan poco espíritu en él que ya no tiene la capacidad vital para disfrutar de las ventajas que ha adquirido. Tal hombre no debe ser envidiado sino compadecido. Para evitar la envidia, tenemos que seguir replanteando, y el reencuadre requiere perspectiva.

¿Qué pasa con el hombre que heredó su riqueza sin esfuerzo o sacrificio? En la tradición hindú, las personas "afortunadas" simplemente disfrutan de los frutos de sus acciones kármicas pasadas, incluidas las acciones kármicas pasadas de sus padres, quienes los educaron y apoyaron, y de sus abuelos, quienes educaron y apoyaron a sus padres, etc. . Por supuesto, en algunos casos, al igual que con el ganador de la lotería, la suerte realmente no se merece, lo que hace que nuestra envidia sea aún más virulenta. Pero inherente a la naturaleza de la verdadera suerte es que tiende a equilibrarse con el tiempo, por lo que realmente no tiene sentido que todos se turnen para envidiar a los demás. La naturaleza compensa sus deficiencias: si no tenemos una cosa, seguramente tenemos alguna otra, incluso si no es el tipo de cosa que se anuncia en las vallas publicitarias. Pero mientras envidiamos, nos enfocamos en lo que nos falta más que en lo que tenemos y podríamos estar disfrutando. Así, disposiciones como la humildad y la gratitud pueden proteger contra la envidia.

La envidia es también una cuestión de actitud. Cuando nos encontramos con alguien que es mejor o más exitoso que nosotros, podemos reaccionar con indiferencia, alegría, admiración, envidia o emulación. La envidia es el dolor que sentimos porque los demás tienen cosas buenas, mientras que la emulación es el dolor que sentimos porque nosotros mismos no los tenemos. Esta es una diferencia sutil pero crítica. Al reaccionar con envidia, nos impedimos aprender de aquellos que saben o entienden más que nosotros y, por lo tanto, nos condenamos al estancamiento. Pero al reaccionar con la emulación, podemos pedir que se nos enseñe y, a través del aprendizaje, mejorar nuestra suerte. A diferencia de la envidia, que es estéril en el mejor de los casos y contraproducente en el peor, la emulación nos permite crecer y, al crecer, adquirir las ventajas que de otro modo habrían incitado a nuestra envidia.

¿Por qué algunas personas pueden elevarse a la emulación, mientras que la mayoría parece limitarse a la envidia? En la Retórica, Aristóteles dice que la emulación se siente sobre todo por aquellos que creen que merecen ciertas cosas buenas que aún no tienen, y sobre todo por aquellos con una disposición honorable o noble. En otras palabras, si reaccionamos con envidia o emulación es una función de nuestra autoestima.

Neel Burton es autor de Heaven and Hell: The Psychology of the Emotions y otros libros. 2014

jueves, 27 de diciembre de 2018

ENTREVISTA DE EVALUACIÓN DEL ESTILO DE VIDA (Basado en R. Watss, 2014)







EVALUACIÓN DEL ESTILO DE VIDA (R. Watss, 2014)

Nombre:                                                                                                        Fecha:

A. Motivo de la consulta que le trae a esta consulta:

1. Que problemas o dificultades le traen a hacer esta consulta. Que ha hecho hasta ahora para resolverlo y cómo afecta a usted y a otros que le rodean







B. Su visión de sí mismo/a, los otros y la vida:

2. Indique brevemente como se ve usted a sí mismo/a en la actualidad:




3. Qué piensa en general de la gente y las personas que le rodean




4. Qué piensa de la vida, y de la importancia en ella del control, la igualdad y la comodidad




C. Su Enfoque hacia las tareas de la vida:

5. Explique brevemente cómo se siente hacia su trabajo o estudios, aquello le agrada y le desagrada




6. Explique brevemente como se le dan las relaciones sociales y como se ve usted en ellas




7. Explique brevemente como le va en las relaciones amorosas, en el pasado y en la actualidad




D. Sus relaciones con sus hermanos y padres:

8. Describa como percibe a su padre y la relación con este (o como era si ya falleció)





9. Describa como percibe a su madre y la relación con este (o como era si ya falleció)





10. Describa como es la relación con cada uno de sus hermanos y en qué se parecen y se diferencian cada uno más de usted










E. Primeros Recuerdos: Dígame al menos tres recuerdos de su vida que conserve y que sean antes de sus diez primeros años de vida:

11. Tres recuerdos
Recuerdos
Sentimiento que predomina

























F. La pregunta:

12. Conteste a esta pregunta: ¿Cómo sería su vida si ya no tuviese el problema por el que consulta?










viernes, 17 de agosto de 2018

CONCEPTUALIZACIÓN DE CASOS. APROXIMACIONES ADLERIANAS Y CONDUCTUALES (Ruiz, 2018)





CONCEPTUALIZACIÓN DE CASOS. APROXIMACIONES ADLERIANAS Y CONDUCTUALES (Ruiz, 2018)

El modelo de conceptualización de casos desde una perspectiva adleriana se basa en dos premisas: 


1) La primera premisa es que los individuos desarrollan involuntariamente un patrón de funcionamiento para adaptarse a las circunstancias de su vida y de relación con los demás (adaptativo o desadaptativo). Inevitablemente, este patrón subyace a los problemas actuales del individuo. El tratamiento eficaz siempre implica un proceso de cambio entre el cliente y el terapeuta que colaboran para identificar este patrón, romperlo y reemplazarlo por un patrón más adaptativo. Al menos dos resultados resultan de este proceso de cambio: mayor bienestar y resolución de problemas que presenta el cliente. En la perspectiva adleriana ese patrón está representado en el concepto “Estilo de Vida”. 

2)    La segunda premisa es que el reconocimiento y el cambio de patrones están en el corazón del proceso de conceptualización de casos. Un patrón es un estilo predecible, consistente y que se perpetúa en la  forma en que las personas piensan, sienten, actúan, hacen frente, y se defienden. El cambio de patrón involucra tres procesos: (1)   identificar el patrón maladaptativo (2) renunciar al patrón de inadaptación y reemplazarlo por un patrón más adaptativo; y (3) mantener el patrón de adaptación.


Desde una perspectiva contextual-funcional (conductual) podemos identificar una perspectiva cercana (que no igual**) cuando buscamos las relaciones funcionales de inflexibilidad-flexibilidad psicológica presentes en un caso como formas de estar en la vida de una persona en relación al balance entre sus aproximaciones funcionales  a largo plazo a sus valores y sus evitaciones experienciales disfuncionales  hacia las experiencias no deseadas, y el control que ejerce sobre este "balance aproximaciones-evitaciones" el control experiencial vs verbal de la conducta del sujeto (representado por ejemplo en la Matrix de Kevin Polk).

Bibliografía:

Juan José Ruiz Sánchez. Psicoterapia conductual adleriana. Lulu, 2016.

Kevin Polk and Benjamin Schoendorff. ACT Matrix:  A New Approach to Building Psychologycal Flexibility Across Settings and Populations. New Harbinger, 2014

Len Sperry, Jon Carlson, Jill Duba Sauerheber and Jon Sperry.Psychopatology and Psychotherapy. Routledge. New York, 2015