ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA ADLERIANA-Enlace a facebook

domingo, 10 de marzo de 2013

EL PRINCIPIO TELEOLOGICO

2.1. La construcción del significado. El principio  teleológico


Adler anticipa una psicoterapia cognitiva allá por los años 20 del siglo XX.  Su obra "Breves anotaciones sobre razón, inteligencia y debilidad mental" (Adler, 1928), constituye un punto de inflexión en su trayectoria teórica, pasando de una concepción motivacional (compensación del sentimiento de inferioridad) a una cognitiva. En esta obra apunta hacia un modelo cognitivo de la psicopatología y la psicoterapia, alejándose de los modelos motivacionales de su época. El adleriano Dinkmeyer (1989) resume los puntos de vistas centrales de la psicología individual:
1º-Toda conducta tiene un propósito:

                            Situación (S)----->Creencia/ Meta  (O)------>Conducta (R)

2º-La conducta está regida por un patrón supraordenado de organización de la experiencia constituido en la infancia: el estilo de vida.

3º-La conducta es el resultado de nuestras percepciones subjetivas.

4º-La psicología adleriana es una psicología cognitiva: relevancia de los significados, propósitos, creencias y metas personales. Las personas no reaccionan directamente al medio, sino que ante determinadas situaciones actúan según sus construcciones de significados personales (construcción del significado). Esas construcciones están guiadas por las metas personales construidas en la primera infancia (hasta los 5 años).

5º-La persona es un organismo unificado cuya experiencia y conducta está organizada y guiada por metas o fines (principio teleológico). Se propone el "holismo" como expresión de que toda conducta está interrelacionada entre si coherentemente con las metas personales. Las contradicciones aparentes en la
conducta no son, sino diferentes  medios de perseguir las mismas metas.

En su obra, Adler (1924, 1927, 1933) emplea términos como "opinión", "idea de ficción" y "esquema aperceptivo" para referirse a creencias inconscientes construidas en la época infantil en una determinada atmósfera familiar, qué son   constituidas en las etapas preverbales del desarrollo, y que junto a las "opiniones secundarias" (creencias adquiridas en la etapa del desarrollo verbal ) guían la conducta de la persona (Titze, 1979). Cuando las opiniones primarias (esquemas aperceptivos) no son moduladas por adecuadas opiniones secundarias en el proceso de socialización, debidas a fallos en la crianza y de relación con los adultos; el individuo se ve abocado a imponer  y a perseguir sus metas inconscientes   de modo rígido  y asocial produciendo psicopatología.

   Esta concepción general fue recogida treinta años después por el neopsicoanálisis, G. Kelly, A. Ellis y A.
Beck. Incluso algunos teóricos contemporáneos han hablado de que la psicoterapia cognitiva constituye una reactualización de los  planteamientos adlerianos (p.e Ford y Urban, 1964; Titze, 1979 y  Shulman, 1985)

No hay comentarios:

Publicar un comentario